550x300_0003_tigre

Sinopsis

Plus Ultra es el lema del estado español. Con él se alentaba a los navegantes a conquistar nuevas tierras olvidando la advertencia de la mitología griega: Non Terrae Plus Ultra (No existe tierra más allá).
Canarias —banco de pruebas de las tácticas utilizadas en la colonización de América— se convierte en el escenario de una fábula sobre el territorio.

Título: Plus Ultra
Género: Ficción – Experimental
Duración: 13 minutes
Formato de grabación: Super 16mm. y 16mm. con película caducada negativo color revelada artesanalmente
Formato de proyección: DCP
País de producción: España
Lengua original: Castellano
Subtítulos: Inglés
Producción: El Viaje Films · Filmika Galaika
Año de producción: 2017
Fecha de estreno: 3 Agosto 2017 (Locarno International Film Festival)
Color: Color
Relación de aspecto: 1.77:1
Sonido: Dolby 5.1

Dirección: Helena Girón y Samuel M. Delgado
Guión: Helena Girón y Samuel M. Delgado
Producción: Marina Alberti, José Alayón (El Viaje Films) · Beli Martínez (Filmika Galaika)
Fotografía: Helena Girón y Samuel M. Delgado
Edición: Helena Girón y Samuel M. Delgado
Sonido: Juan Carlos Blancas
Foquista y ayudante de cámara: Cris Noda
Vestuario: Camino H. Allende
Etalonaje: Ignacio Fernández
Casting: David Pantaleón, Rubén Rodríguez, María Isabel Díaz, Elena Navarro, Mercedes Pintado.

Selecciones Destacadas

  • Festival de cine de Locarno 2017 – Sección “Pardi di domani”

Con Plus Ultra desarrollamos una línea que ya comenzábamos a abordar en nuestro anterior trabajo, Montañas ardientes que vomitan fuego, mezclando ficción y experimentación a través de la irrupción de leves trazos narrativos que atraviesan la experiencia inmersiva que tratamos de generar. En esta ocasión nos aproximamos a la ficción histórica especulando sobre la relación entre lo mítico y las ficciones políticas que impregnan nuestro imaginario colectivo, buscando cuestionar el significado del progreso o de los símbolos que tratan de construir nuestra identidad.

“Plus Ultra” es el lema del estado español. A día de hoy continúa presente en el escudo del país. En su origen se implantó como una forma de alentar a continuar la labor y el espíritu “intrépido” de los conquistadores que arrasaron con el Nuevo Mundo. Las supuestas hazañas de la conquista o “el descubrimiento” continúan exaltándose en el Viejo Mundo por medio de un sinfín de símbolos. La última tierra que pisaron los marineros de Cristóbal Colón antes de llegar a América fueron las Islas Canarias, que en aquel momento se encontraban en pleno proceso de colonización y sus nativos aún resistían a los castellanos. De las islas no sólo se llevaron víveres, también técnicas. Las Islas Canarias fueron el banco de pruebas donde se desarrollaron muchas de las estrategias usadas por los conquistadores en América. Esas técnicas de guerra tuvieron como resultado la completa desaparición de los aborígenes canarios. Actualmente, las momias como la que mostramos al inicio de la película son los únicos testigos de aquel tiempo que nos recuerda que todo documento de la cultura no es sino un documento de la barbarie.

Para ello nos aproximamos a un territorio ingobernable de formas exuberantes en la isla de Tenerife: el Macizo de Anaga. En este lugar la resistencia de los aborígenes guanches a los castellanos se hizo casi invencible gracias a su particular orografía llena de barrancos y montes de formas laberínticas en los que la percepción del espacio-tiempo estalla. Esta batalla sucedió en 1492, el año del “descubrimiento”.

Abordamos este planteamiento a través de la fábula porque hemos encontrado en esta construcción la mejor forma para hacer referencia a la ficción histórica que sustenta algunos de los mitos fundacionales de Europa. En el encuentro entre los marineros portadores de un objeto ambiguo, —que bien pudiera ser una vela perteneciente a los conquistadores, o los restos de una momia aborigen— y las tres mujeres, buscamos hacer referencia a la demonización de las mujeres a través de la caza de brujas que fue apoyada económicamente con las riquezas expoliadas en América. De este modo, apoyándonos en la teoría de Silvia Federici, subvertimos este hecho haciendo que las mujeres permanezcan y los hombres desaparezcan para así combatir la ficción del progreso capitalista con una ficción liberadora.

Helena Girón y Samuel M. Delgado

Galería de imágenes